Banner
Banner

Cocuy Pecayero tradición venezolana con calidad de exportación.

 

Mincomercio

Por Dayana Valladares. Mincomercio. Pecaya, territorio de indios Caquetios, Jiraharas y Ajaguas, es una parroquia compuesta por 32 caseríos, ubicada al suroeste de la ciudad de Coro, en la zona más árida del estado Falcón, donde sus pobladores se esfuerzan día a día para sacar a sus familias adelante.

 

Su economía se basa fundamentalmente en la utilización integral de la planta conocida como “Agave Cocui”, de la que se extrae un fino y recio licor artesanal denominado “Cocuy Pecayero”.

 

Producción de la bebida

 

Según el historiador Carlos González Batista, la presencia del cocuy en Venezuela puede ubicarse en el Meso-Indio, entre los años 500 y 1000 A.C, quienes lo procesan aseguran que su proceso de elaboración es el mismo desde hace más de 150 años.

 

Para la elaboración del cocuy como bebida artesanal los productores, luego de la cuidadosa selección y recolección de las plantas de agave, proceden a remover una a una sus hojas, quedando el cormo o tallo central expuesto en forma de una piña que llegan a pesar hasta 60 kilos.

 

 

Estas piñas son sometidas a un proceso de cocción mediante la fabricación de hornos artesanales, que es un hueco de forma cónica en la tierra, el cual se llena primero con leña, arriba de estas piedras refractarias y luego se colocan las piñas apiladas, se cubren con las hojas removidas y una capa de fique para después cubrirla todo con arcilla pulverizada.

 

En la primera fase el horno puede alcanzar hasta 600 grados. Luego, al bajar la temperatura, se mantiene durante seis o siete días a 105 grados aproximadamente.

 

Durante el proceso de cocción en el horno las piñas se ahúman y caramelizan, para luego ser maceradas y prensadas de forma manual mediante un mazo de madera de vera (Bulnesia Alborea) y en una cuba de madera al ras del suelo. Una vez trituradas, las piñas son sometidas a un proceso de lavado y extracción de un jugo color ámbar, el cual se pone a fermentar durante ochos días. Luego es destilado en alambiques artesanales hasta obtener el Cocuy Pecayero, el cual es sometido a un estricto control de calidad y posterior embotellado.

 

El análisis y envasado está bajo la supervisión de la Universidad Francisco de Miranda, en la Unidad Piloto para la Producción de bebidas artesanales de agave de Pecaya (UPPLA), un laboratorio que se creó dentro de la misma comunidad, incluyendo en este proceso a los artesanos, quienes bajo los más estrictos controles sanitarios verifican la pureza y calidad del licor.

 

La densidad de la bebida indica las virtudes de la misma, ya que no es aguardiente de cocuy, es cocuy de penca 100% orgánico de agave y pecayero.

 

Es importante destacar que el agave que actualmente se utiliza para la producción de cocuy no se cultiva, sino que crece espontáneamente en las serranías de Falcón y Lara. Pero ya existen plantaciones en espera de su maduración.

 

Valorando al Cocuy

 

Mincomercio

En mayo del 2001 el Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI) reconoció las características especiales, de calidad, históricas y abolengo de este licor, fabricado en la Parroquia Pecaya Edo. Falcón, otorgándoles la “Denominación de Origen Cocuy Pecayero” que representa una distinción, que se otorga a un producto agrícola o alimenticio cuya calidad y características se deben fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se produce y a su vinculación con procesos únicos y especiales.

 

Desde ese momento se le ha dado un valor contundente al proceso de elaboración de esta bebida, pues al ser comercializado con la etiqueta de “Denominación de Origen Controlada (DOC) y Envasado en Venezuela”, representa una ventaja ante los ojos de los que los adquieran en el país y fuera del mismo.

 

A su vez, esta acción protege al producto y a sus productores de la posible explotación de terceros que de manera inescrupulosa quieran aprovecharse de la situación y afectar el normal proceso de su producción y comercialización.

 

Igualmente, el Servicio Autónomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (Sencamer) y otras autoridades, tienen como herramienta de control la Norma Covenin 3662-2001, Cocuy Pecayero, norma específica para esta bebida que establece los parametros de calidad y pureza de la elaboración, envasado y expendio de este producto artesanal.

 

Desde diciembre del año 2013, ocho artesanos de Pecaya, quienes llevan a cabo el arduo trabajo manual de la elaboración del Cocuy, de la misma forma que sus antepasados, cuentan con todos los certificados de calidad, registros sanitarios, códigos y permisos para su elaboración.

 

La imagen general corresponde a botellas de vidrio con etiquetas ovaladas de fondo negro, seleccionadas por el colectivo y aprobada por el ministerio de Salud y el Seniat. Pero cada artesano selecciona su presentación y da el nombre a su marca conforme a sus creencias y preferencias. Por ejemplo “Indio Sunure”, por la leyenda de Pecaya; “Ángel Divino”, por el nombre de su productor; “Lucerito”, por el nombre del burrito que llevaba a su dueño a todos lados; “Santa Lucia”, porque en el pueblo se encomiendan a esta santa para que los proteja; “Caja de Agua” por el líquido de la penca y la cercanía de su casa a la fuente de agua; “Dátires” por las flores que nacen en la población y “Mi Empeño” por la constancia que durante muchos años los artesanos tuvieron para ver valorado y reconocido su trabajo.

 

Miriam Díaz, coordinadora del Programa Agave del Instituto Falconiano para el Desarrollo Sustentable de las Zonas Áridas y Costeras (Infalcosta) indicó que tras de tanto esfuerzo y logros conseguidos, ahora quieren que este producto de calidad llegue al mundo, para reiterar una vez más lo que Venezuela es capaz de hacer.

 

Insiste que este es un producto netamente venezolano que utiliza una planta nativa, elaborada por las manos de nuestra gente, de manera totalmente orgánica y 100% con agave Cocui. De manera similar pero no igual a otras bebidas de agave elaboradas en México.

 

“Esta es una bebida de 50 grados de alcohol que no tiene nada que envidiarle al Tequila o al whisky, pues este para obtener su calidad, el licor debe añejarse y el cocuy produce esas características en el mismo momento que se destila”, acotó la profesora Díaz.

 

Destaca la profesora que este es un gran logro que se ha hecho posible gracias a una comunidad organizada, la cual bajo la figura de ASOFACOCUY (Asociación de Fabricantes Artesanales de Cocuy) organización comandada por una gran mujer Lourdes Navarro Medina (Moncha), su familia y artesanos comprometidos por la defensa de su patrimonio cultural. Por ello destaca que el Programa Agave debe ser un modelo a seguir para otros rubros venezolanos que sin duda también gozan calidad de exportación.

 

En este sentido, la Jefatura Presidencial de Economía Productiva para la Exportación viene adelantando un trabajo importante para apoyar a los productores venezolanos y promover las bondades de sus productos en mercados internacionales mediante el modelo de exportaciones no tradicionales.

 

Díaz acotó: “queremos que se le dé el valor necesario al Cocuy Pecayero, que el mundo conozca el origen ancestral de este licor con calidad de exportación. Hemos rescatado su elaboración y vinculación con el medio geográfico”.

 

Por otra parte, señaló que nada mejor para Venezuela que ser representada por su “Denominación de Origen” que al igual que el Cacao de Chuao la tiene el Cocuy Pecayero, el cual se produce en ese hermoso y tradicional paisaje en Pecaya

 

“El pueblo ha persistido durante muchos años en que tarde o temprano se verían los frutos de todo su esfuerzo. Al exportar quizás se pueda vender menos cantidad, pero mayor calidad, por ser una bebida artesanal; pero esto tendrá un gran valor porque ayudará a mejorar la calidad de vida de los artesanos y sus familias”, afirmó Miriam Díaz.

 

Mincomercio

Díaz contó que existe una anécdota muy bonita con respeto al nombre que se le asignó a la bebida, pues la gente dice que Pecayero suena a fiesta, y eso hará una representación especial del país ante el mundo.

 

Igualmente, la profesora Díaz explicó que actualmente están trabajando en la certificación de otros 12 artesanos y artesanas, así como la elaboración de otros productos derivados del Cocuy Pecayero que formarán parte de la flota que resaltará los valores de esta increíble población del estado Falcón.

 

La idea es dar a conocer en otros mercados los logros que en materia de producción nacional tiene Venezuela, para apalancar así la economía nacional y generar divisas al país mediante la exportación de rubros no tradicionales. De Venezuela para el Mundo, con calidad garantizada.

 

Valid XHTML 1.0 Transitional

Buscar
@antimonopoliove
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner